Entre lo ‘fashion’, lo ‘cool’ y la estupidez humana

5 06 2008

Manda cojones! Acabo de leer un post de CioN muy original, en el que relaciona una marca de ropa (de esas que son puro “glamour“) con la llegada de una misión espacial a Marte… ¡normal! A ninguna personita con algo de cordura, o que sepa un pelín de Castellano, se le ocurre llamar a una empresa “Guess by marciano“… que traducido significaría algo así como “Adivina por marciano“… WTF!??!!!!11

logotipo guess

Sin embargo esta marca, aunque por el nombre podría fabricar martillos de albañil, como Bellota, es uno de esos vendedores de humo que facturan más por vender su logo que por vender los productos que fabrican (o compran a infra-talleres de países tercermundistas).

Y aquí es donde viene el problema: somos (o mejor dicho algunos consumidores son) tan estúpidos como para no ponerse una camiseta que nos han regalado con el logo de Coca-Cola, todo un clásico que además es bonito, y sin embargo pagar 40 pavos por una camiseta con el logo de Pepe (Pepe Jeans, no mi tio del pueblo). O comprarse las gafas más feas del mundo, con una montura gigante para que entren las letras D&G con la fuente a 48 puntos… qué bonito, qué estético, qué envidia!

Hay una frase de una canción de un gran pensador urbano, que se dirige a un sub-grupúsculo de fashion victims disfrazados de inconformistas sociales, y les pregunta retóricamente “¿tu revolución la patrocina Nike o Reebok?“… porque realmente esto es lo que parece: sólo con fines publicitarios se restaría importancia al diseño de un producto para darle el protagonismo al nombre de una empresa. O, dicho de otro modo, nos cobran una pasta por que vayamos por ahí anunciando cosas.

Lo dicho, sólo me pondré ropa que anuncie algo si me la regalan y me mola, o si me pagan por ello. Ala pues!

Anuncios